domingo, 28 de abril de 2013

MICRO DEL CABALLITO EN GUARDO


DOS BUENOS AMIGOS
Había una vez  una feria que llegó a Guardo. Venía desde muy lejos, de una provincia de Castilla y león. Los niños la estaban esperando impacientes, porque estaban aburridos.
Lo más bonito que había en la feria era un tiovivo maravilloso, grande y resplandeciente. En Guardo vivía un perro llamado Huesitos. Era un perro intrépido, aventurero, pero también un poco tímido.
Se acercó al tiovivo y vio un caballito de madera que tenía su misma edad.
-          ¿Cómo te llamas?
-          Me llamo Zulú.
-          ¿Vienes a dar una vuelta por Guardo?
El caballito saltó encantado y se fue con Huesitos al parque, de paseo al Centro Joven, a la Fuente del Minero y a muchos sitios más.
Pero no habían pedido permiso y cuando la mamá de Zulú se dio cuenta de que su hijo no estaba, salió corriendo a buscarle. Siguió las huellas y les encontró rápidamente. Estaba un poco enfadada y por eso le dijo a Zulú:
-          Estás castigado sin tele, sin nintendo  y sin salir. Ah, y también sin cenar.
Zulú y Huesitos obedecieron y prometieron no volver a irse sin avisar. Por eso mamá les perdonó.
Los dos buenos amigos volvieron a jugar todos los días que estuvo la feria en Guardo.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario