lunes, 10 de junio de 2013

Microrrelato del verano en el Ángel abia

El pasado viernes estuve en la clase de la señorita Elena con sus niños y niñas de cuatro años.
Hicimos un cuento a partir de la ilustración y el micro del verano.
Este es el resultado, espero que os guste tanto como a mí.

MICRORRELATO DE LOS/AS NIÑOS/AS DE 4 AÑOS DEL COLEGIO ÁNGEL ABIA

EL SUEÑO DE UN DÍA DE VERANO

Érase una vez una Princesa llamada Luna, tenía el cabello largo y dorado, sus ojos eran de color marrón y la boca  con los labios pintados…
Le gustaba jugar a todos los deportes, ver películas, comer, pero sobre todo lo que más más más de todo era pintarse y lo que menos, menos, menos, era que la ensuciasen el vestido o que la tirasen del pelo.
Vivía como casi todas las princesas en un castillo, pero  no era un castillo cualquiera este  estaba en el fondo del arenero del recreo del Colegio Ángel Abia y allí pasaba los días muy feliz hasta que
Un día estaban los/as niños/as de cuatro años jugando con sus cubos y palas en arenero haciendo un hoyo cuando de repente  la arena comenzó a temblar apareciendo poco a poco ante sus ojos sorprendidos un castillo enorme, la puerta se abrió y ante el miedo de los/as niños/as apareció la Princesa  que dijo:
-¡Hola niños y niñas!. No os asustéis, vengo de debajo de la tierra, he hecho un viaje larguísimo, mi nombre es Luna…
¿Por qué has salido? Le preguntaron.
Porque quería conoceros y saber a qué jugáis, contestó.
Los niños regalaron a la Princesa para que comiera toda clase de frutas, porque en su reino no existían.
De pronto se oyó una voz que decía:
En países lejanos donde el sol no se esconde
el verano descansa
en su casa de arena
Quien hablaba era el Sol.  Había salido porque había llegado EL VERANO.
Entonces la Princesa que traía una sorpresa decidió enseñarla a todos/as, era una perrita, (su mascota). La perrita olfateó  todas las cosas con curiosidad , pero lo que más le gustó fue una pequeña pelota, los niños jugaron con ella durante mucho rato, pero de repente….
Un timbre  y los niños y niñas corrieron a ponerse en fila, el castillo  con luna y su perrita dentro desapareció hacia el mundo de las Hadas y no volverían a verlo hasta la llegada del próximo VERANO.

Y colorín colorado.... esta historia se ha acabado.



3 comentarios:

  1. Guau!!!!
    Realmente ha salido una historia fenomenal. Lamento no haber podido ir y así haberla disfrutado en directo.
    Muy buen trabajo chicos!!!!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito. Ojala la vida fuera así de bonita.
    Enhorabuena.
    Julia

    ResponderEliminar
  3. Elena y sus chicos y chicas de 4 años25 de junio de 2013, 14:05

    Gustavo, nosotros/as también nos lo imaginamos así, ¡GRACIASSSSS!. Eres fenomenal.

    ResponderEliminar