viernes, 3 de enero de 2014

Marcelo y la ardilla pintora ( Tariego de Cerrato)

El pasado trece de diciembre tuve la suerte de que me invitase la responsable de la biblioteca  de Tariego, Mar Calzada,  a inventar una historia con l@s niñ@s de esta localidad.
Una experiencia muy grata. Como siempre felicito a los protagonistas por su imaginación y creatividad.
Mar ha tenido la amabilidad de dejarnos por escrito el resultado. Espero que os guste tanto como a mí.

MARCELO Y LA ARDILLA PINTORA
E

rase una vez Marcelo, era muy grande, anciano, con poco pelo, gris y marrón, ojos grandes, nariz muy alargada y aguileña.                 La expresión del anciano era un poco triste y pensativa.
Al anciano le encantaba pintar, hacer cuentos, dibujar, tallar la madera, echar migas de pan a los pájaros, hacer cosas para los pájaros.
No le gustaba maltratar a los animales, ni tirar basura, contaminar, que las personas se enfadasen ni sobre todo que contaminasen el agua.
Vivía en la colina de Tariego y al lado había un bosque. Apareció a su lado una ardilla.
Un día Marcelo estaba alegre, silbando y apareció una ardilla y le dijo:
-¿Qué haces aquí? 
Y la ardilla le dijo:-Estaba cogiendo bellotas y me he despistado, iba saltando de árbol en árbol y me he despistado.
Marcelo al ver a la ardilla tan triste decidió ayudarle y le dio unas castañas.
De repente, a lo lejos se oyó decir:
-¿Pero…quién ha pintado de marrón y naranja los árboles…?
Y al escuchar eso la ardilla y Marcelo, fueron al bosque a buscar, pero por el camino, descubrieron en el hueco de un tronco, la pintura que la ardilla tenía para pintar el otoño.
Y le dijo: -¡¡¡Ten cuidado de no salir sólo por ahí!!!!

  Y colorín, colorado…este cuento, se ha acabado


1 comentario:

  1. ¡Me encanta seguir comprobando que cada lectura tiene una nueva interpretación!
    Gracias, Eva, por todo el esfuerzo y las ganas de microrrelatear.

    ResponderEliminar